sábado, 3 de enero de 2009

Bioarte: expresión intuitiva del sentimiento y la ciencia.


El arte contemporáneo está influenciado por lo que sucede en nuestro entorno. En el mundo actual escuchamos sobre las nuevas tecnologías, descubrimientos de las ciencias, los cuales muchos de ellos están relacionados con la vida. Conceptos como biotecnología, manipulación genética, bioseguridad son aquellos que el artista contemporáneo utiliza para crear la expresión artística denominada Bioarte.

El Bioarte es considerado como una de las nuevas vanguardias del Siglo XXI. El objetivo es el ligamiento de la ciencia y arte, así como la generación de interrogantes de los avances de biología humana y de los demás seres vivientes. El bioartista transforma los laboratorios en su espacio artístico donde ADN, plantas, insectos, bacterias, tejidos, microscopios etc., son utilizados como herramienta artística para la creación de sus obras.

Esta vanguardia ha generado fuertes cuestionamientos en la validez y factibilidad en el ámbito artístico, así como cuestiones éticas sobre el respeto a la vida. En las obras que realiza, el artista debe ser responsable de las consecuencias que pueden traer, aunque muchas de estas obras no podrían ser realizadas sin la ayuda de equipos médicos y científicos.

Uno de los artistas pioneros del bioarte es el artista Eduardo Kac, cuya obra ‘‘GTP Bunny’’, consiste en la creación de un conejo fluorescente al cual nombró ‘’Alba’’. Por medio de una combinación de genes se extrajo una proteína fluorescente de una medusa del Pacifico y fue fue implantada en este conejo albino, el cual adquirió una fluorescencia que solo puede ser vista bajo una luz especial.

Poco a poco el bioarte se está haciendo presente en galerías y espacios artísticos a nivel internacional, donde el interés de los artistas, curadores y críticos del arte están generando el conocimiento e investigación de esta nueva vanguardia artística.

1 comentario:

Niña Morada dijo...

Y cuál es su postura ante esto?

A favor o en contra?

Pues podemos considerar la inclusión del hombre en la línea ecosistémica de la vida, somos parte de ella, y podríamos justificar la misma intervención como parte natural de este supuesto destino.

Excelentes e inovadoras propuestas deben estar naciendo (literalmente) del "BioArte" pintando el mundo de otros colores, es que ya estamos enfadados con los conejos blancos?...

Pero... es correcto... lo correcto siempre es cuestionable.

Qué más opinas?

Seguidores